DECLARACIÓN VII ASAMBLEA GENERAL SPP

Estando reunidas y reunidos 130 representantes de organizaciones de pequeños productores y amigos, de una veintena de países de América latina, El Caribe, África y Asia, Europa y Norteamérica, del 21 al 24 de junio de 2018 en la Ciudad de Piura, capital de la región Piura en el Norte de Perú, queremos hacer la siguiente declaración pública, aprobada por la VII Asamblea General del Símbolo de Pequeños Productores.

Organizaciones de pequeños productores del mundo entero, en alianza con los compradores y consumidores de todos los continentes hemos demostrado a lo largo de las últimas décadas que existe la posibilidad de construir una economía democrática, incluyente y solidaria, en armonía con el medio ambiente, desde las y los pequeños productores mismos, de abajo hacia arriba, siendo sujetos activos de nuestro propio desarrollo y sin pedirle permiso a nadie. Representamos una alianza internacional de pequeños productores orgánicos, actores claves en la lucha por la justicia económica y social, así como un ambiente sano para todos.

La economía dominante que reina en el mundo actual es una dictadura controlada por un número pequeño de consorcios gigantescos que continuamente fortalecen su poderío mediante fusiones, compras forzadas y alianzas estratégicas. Las miles de marcas de los productos más comunes en el mercado global son en realidad propiedad de estos pocos consorcios.

Un ejemplo para nosotros muy relevante de estos poderíos es la empresa de productos químicos Bayer, que adquirió recientemente la empresa Monsanto, principal controlador del mercado global de semillas y agroquímicos.

Para los millones de pequeños productores de café, cacao, frutas, granos, panela, hierbas, especias, artesanías y de otros productos básicos, alimenticios y artesanales, la economía dominante representa una fuerte amenaza para su subsistencia.

A pesar de que la FAO reporta que casi el 80% de los alimentos en el mundo son producidos por familias de pequeños productores, son los grandes consorcios de los alimentos los que determinan el valor de mercado de estos productos.

Los pequeños productores que vivimos de la venta de estos productos en el mal llamado libre mercado no tienen otra opción que venderle al mejor postor, o más bien, al postor menos peor.

El gran productor reduce los costos de producción mediante la contratación de mano de obra barata y mediante la explotación ecológica. El pequeño productor no quiere explotar a nada ni a nadie; como vive en medio del entorno de la comunidad, trabajando con su propia mano de obra familiar y comunidad, y como vive rodeado de los recursos naturales, la destrucción ecológica o de la economía local no está entre sus opciones.

Esto hace, sin embargo, que la pequeña producción no pueda nunca competir con la gran producción en términos de costos de producción y por lo tanto requiere de mejores precios.

Sin embargo, la producción a gran escala no puede competir con la pequeña producción en términos de beneficios sociales, económicos y ecológicos. La gran empresa externaliza los costos sociales y ecológicos y hace que la sociedad entera tenga que pagar los estragos ocasionados.

La gran empresa productiva además es volátil, hoy invierte en una región y un producto que cada día es más artificial y dañino para la salud y el planeta, mañana lo abandona por un cambio en la rentabilidad de sus actividades.

Esta VII Asamblea general del SPP por lo anterior ha determinado intensificar sus actividades en el posicionamiento del SPP en la sociedad y el mercado global; mostrar que somos familias de pequeños productores organizados; enseñar que nuestros productos orgánicos y nuestro entorno son parte de nuestra familia y así los cuidamos y queremos; dar a conocer sus beneficios ecológicos y económicos para la humanidad y el planeta.

En el SPP hemos determinado fortalecer nuestra estrategia financiera y comercial para bien de todos y principalmente para nuestros consumidores. Hemos determinado seguir trabajando en la diversificación de la producción y promover la gran variedad de nuestros productos en los mercados locales e internacionales.

La Asamblea General del SPP expresó una gran preocupación por el endurecimiento de las leyes para el ingreso de nuestros productos orgánicos a los mercados europeos y estaremos previendo estrategias para que estas nuevas reglas no nos excluyan del acceso a los mercados.

Finalmente dejamos la preocupación que nos urge de recuperar, defender y aprovechar los derechos de los pueblos comunales y originarios, al ser parte de ellos.

El SPP es la voz de los pequeños productores en el mercado internacional y frente a las políticas públicas y privadas locales e internacionales. Los pequeños productores seguiremos luchando por nuestros derechos por muchos años más, defendiendo y promoviendo, junto con nuestros aliados y a través de nuestras organizaciones democráticas, el valor de nuestro trabajo y haciendo aportes a un mundo mejor, más justo, ecológico, democrático, igualitario, diversificado e incluyente.

Piura, Piura, Perú

A 22 de junio de 2018

Descarga la Declaración de la VII AG en pdf aquí

Esta entrada también está disponible en: Inglés Francés